viernes, 4 de marzo de 2011

Quién inventó.....

Quién inventó las burbujas para empaquetar




Como tantos otros inventos, este no nació en un laboratorio, sino en una cochera, concretamente de New Jersey. Al Fielding y Marc Chavannes intentaban crear un protector de paredes con papel que fuera sencillo de colocar y de limpiar. De sus experimentos nació el plástico con burbujas, que no triunfó para forrar paredes, pero si para envolver objetos delicados. Con esta finalidad lo comercializó en 1960 la compañía Sealed Air Corporation.  



Quién inventó la olla a presión


Su uso se extendió en tiempos de Napoleón, pero la primera cena con alimentos cocidos en una olla a presión se sirvió en los salones de la Royal Society de Londres en 1682. Su inventor, Denis Papin, la llamó “digestor a vapor”. Estaba hecha con hierro colado y reducía el tiempo de cocción un 25 por ciento sin que los platos perdieran sabor. Sin embargo, a pesar del avance que suponía, al principio cosechó un rotundo fracaso. A ello contribuyó que muchos de sus primeros usuarios vieran cómo sus comidas se estampaban contra el techo por fallos en la válvula de seguridad.


Quién inventó los perros guía







La primera escuela de entrenamiento para perros se fundó en la I Guerra Mundial, en Alemania, como ayuda para los soldados que quedaron ciegos por ataques con gas mostaza. La idea se le ocurrió al médico Gerhard Stalling durante una caminata con uno de sus pacientes. Tuvo que apartarse del hombre un momento y le ordenó a su pastor alemán que le hiciera compañía. Cuando volvió con ellos, se sorprendió de que ambos hubieran continuado el paseo sin problema alguno.
Quién inventó el vidrio de seguridad



 Se incorporó primero a las máscaras de gas, y tras la I Guerra Mundial, a coches, aviones y en la construcción. Lo descubrió en 1903 por accidente el científico francés Édouard Béné-dictus al tirar un frasco que había contenido nitrocelulosa y comprobar que los pedazos se mantenían juntos en su forma original.

Quién inventó Ebay







Pierre Omidyar pensó en crear un lugar de intercambio de objetos a través de internet por las quejas de su mujer: desde que se traladaron a Silicon Valley no podía completar su colección de caramelos Pez. ¿Realidad o ficción? El inventor reconoció en 2002 que fue una estrategia de márketing para dotar a la empresa de una imagen amable. Y lo consiguió.
 
Quién inventó la sacarina



Fue descubierto en 1879 por Ira Remsen y Constantin Fahlberg cuando investigaban en la Universidad Johns Hopkins sobre la oxidación de los elementos químicos. Después de un experimento, Falhberg fue a comer y se dio cuenta del extremado dulzor de los alimentos que manipulaba. Enseguida averiguó la razón: se debía a la sustancia que había quedado impregnada en sus manos en el laboratorio, la sacarina. 

Quién inventó la ruleta




No existe constancia de dónde nació. Algunos historiadores sitúan su origen en el Tíbet, otros en Roma, y los hay que la relacionan con el matemático Blaise Pascal. En lo que todos están de acuerdo es en el origen de la ruleta tal y como la conocemos hoy. En 1842, los hermanos François y Louis Blanc agregaron un 0 a los 37 números que contenía hasta entonces. De ahí, al estrellato: la ruleta alcanzó tal popularidad que François Blanc fundó los primeros casinos en Montecarlo. En la segunda mitad del siglo XIX, el invento atravesó el Atlántico.


Los regalos



Los fenicios ya hacían regalos hace tres mil años. En realidad, los inventaron como estrategia de márketing. Cuando sus naves arribaban a un nuevo destino, y antes de hablar de negocios, obsequiaban a sus habitantes para ganarse su confianza. Para fidelizar a sus nuevos clientes, intentaban que los primeros trueques fueran ventajosos para ellos.


 
Retrete público



El resto arqueológico más antiguo de estas construcciones se conserva en la ciudad griega de Salónica. En 1990 se descubrió una casa de baños, que a la vez era un burdel, del siglo I a. C. en el que, entre otras cosas, se hallaron consoladores de arcilla y una hilera de retretes abiertos sobre una plataforma elevada. Un siglo después, en Roma, ya se usaban urinarios públicos. Los llamaban columnas mingitorias o vespasianas, en honor del emperador que ordenó su construcción. Por cierto, la orina recogida se utilizaba después como lejía.
Linterna de pilas


Vio la luz en Nueva York y nació de otro invento, un tanto inútil: el tiesto eléctrico. Era un artilugio que consistía en una pila delgada colocada en un tubo, en uno de cuyos extremos había una bombilla. Su objetivo era meramente decorativo: iluminar una planta, de ahí su denominación. El invento fue un fracaso, pero Conrad Hubert pensó que podía tener otras utilidades.Le compró la patente a su entonces jefe, Joshua Lionel Cowen, y modificó el tiesto eléctrico alargando el cilindro. Lo registró en 1898 con el nombre de “lámpara eléctrica portátil”. La idea ha sido una de las más rentables de la historia; cuando Hubert murió, en 1928, dejó más de seis millones de dólares para obras de caridad. 

El biberón


El ejemplo más antiguo de biberón se encuentra en el Museo Británico y tiene unos 4.000 años de antigüedad. Fue encontrado en Chipre. Pero prácticamente todas las civilizaciones han tenido su versión del biberón. Desde los romanos a los aztecas, los chinos y los babilonios.
El mechero



 Tal y como lo conocemos ahora, es heredero de un dispositivo que funcionaba con gasolina y que ideó en 1909 el austrohúngaro Carl von Auer von Welsbach, quien también perfeccionó la bombilla eléctrica. En 1932, el estadounidense George Grant diseñó el mechero por excelencia: Zippo. Su popularidad se debió a que, aparte de su facilidad de manejo, era infalible. La publicidad prometía que se encendía siempre, y el fabricante estaba tan seguro de ello que lo garantizaba de por vida. Su aparición supuso un quebradero de cabeza para los fabricantes de cerillas, que incluso consiguieron que los gobiernos aprobaran un gravamen especial contra los mecheros.